24 de mayo de 2013

Las ventajas de permitir que los niños anden descalzos

Por algo venimos a éste mundo desnudos, libres de todo prejuicio y sin necesidad de nada más que del contacto directo con lo que nos permite ser. 

Me ha tocado, incluso en personas de mi propia familia;  que asocia los pies descalzos con frases como está: "Ponte los zapatos que te vas a enfermar" "Por lo pies entra el frío" " Se te van a hacer chuecos los pies" las anteriores fueron las más comunes, pero ha decir verdad; a la gente le chifla la idea de que los niños anden descalzos por dos razones: la primera es que se van a enfermar y la segunda por que aunque no lo digan abiertamente, la asocian con pobreza. Mi abuela cuenta que usó zapatos hasta que llegó a la Ciudad, por ahí como a las 11-13 años, el resto de su vida la vivió descalza y feliz, porque quizá eran otros tiempos pero no necesitaba más que de su ingenio para treparse a los árboles y jalar fruta de los huertos vecinos.

En lo personal, yo permito que mi hijo en casa y aveces hasta en la oficina esté descalzo. Siempre trae calcetines, así que en cuanto llegamos a cualquiera de los dos lugares, lo primero que hace es  quitarse los zapatos. Mi jefe, un Coreano budista hace un par de años llegó con unas sandalias a la oficina  que me obsequio para que al llegar aquí, me quitara los zapatos y anduviera en sandalias. Su argumento es muy lógico: así como el cuerpo transpira por los poros y el aire que respiras lo purifica tu nariz, así tienen que respirar los pies. En los niños algunas de las ventajas son:

*En los bebés, fortalece los músculos y permite la correcta formación del arco que en un futuro es importante para una correcta postura.

*Mejora el equilibrio y se trabaja con lateralidades. (izquierda y derecha), trabaja con el equilibrio.

*Permite una correcta ventilación e los pies evitando que se acumule humedad y por consecuencia hongos y mal olor.

*Estimula y mejora el proceso de la circulación sanguínea.

*Para mi y uno de los más importantes: permite el contacto con la tierra.

Si además de ésto permitimos que los niños se puedan sensibilizar más con texturas, la experiencia puede ser más divertida y enriquecedora con: 
  • Arena
  • Pasto
  • Tierra mojada
  • Arena
  • Pinturas
Inténtenlo, dejenlos ser y probar, quítense ese paradigma de que se enferman.