8 de julio de 2013

Fin de curso, Adiós Jardín de Infantes; Hola primaria.

Éste viernes 5 de Julio terminó el ciclo escolar aquí en México. Y como cada cosa o persona tiene un principio y un fin, le decimos Adiós al Jardín de Niños y le sonreímos con la mejor actitud a la Primaria. 

Éste año en especial fue importante para nosotros ya que hicimos el cambio del sistema Montessori, por lo que al principio y con toda honestidad fue complicado adaptarnos, por el tiempo, por las tareas en casa, por el cambio tan drástico de una comunidad pequeña a una inmensa. Pero dentro de todo, encontré a un Emiliano feliz, gustoso de descubrir cosas nuevas, hubo llantos, preocupaciones, ansiedad, también miedo pero estoy completamente segura en estos momentos que cualquier cosa que se haga motivada por el amor, siempre tendrá buenos resultados. 

Sobre la escuela aún tengo y tomo algunas precauciones, sobretodo porque de forma muy personal no me gusta mucho las comunidades grandes, pero ésto es algo que yo tengo que resolver. 
Cuando fui a las primeras entrevistas para la admisión de mi hijo me dijeron algo muy cierto: Piensa en base a las necesidades de tu hijo, no de las tuyas. Ambos son seres independientes y con necesidades emocionales, físicas e intelectuales mucho muy diferentes. Y bajo esa idea, permití abandonarme un poco y confiar en la experiencia que me estaban brindando. Por suerte, me tocó una maestra muy observadora de las necesidades emocionales de mi hijo y cualquier cosa que veía diferente en él, enviaba mensaje y lo platicábamos. Muy al principio, trabajo mucho con mi hijo, lo canalizaron en la propia escuela a un Taller de Estimulación temprana -sin costo adicional- y lo recalco porque en la mayoría de las escuela que yo conozco ésto implica un gasto extra, en nuestro caso la escuela lo brindó con el sólo hecho de regularizar e incorporar a nuestro hijo. 

Éste año mi hijo aprendió a leer y escribir, después de que el año pasado me plantearon un panorama gris en éste asunto. Pero lo anterior fue para cerciorarme de que los niños aprenden conforme su madurez así lo considere, ni antes ni después y que es fundamental en los maestros y los padres respetar los tiempos y procesos de aprendizaje de cada individuo. En base a mucho trabajo, amor, pero sobretodo mucha paciencia la magia ocurrió éste año cuando al final, mi hijo le encontraba sentido a los signos. 

Otro de los logros de mi hijo, fue perder el miedo al agua. Lo incorporamos a las actividades deportivas de la escuela, entre ellas la natación. Si el miedo no es malo, nos detiene en el momento, pero nos impulsa a vencerlo y hacerlo parte de nosotros; así fue con Emiliano poco a poco tomó confianza en sí mismo y dejó de llorar cuando estaba en la alberca. 

Quedamos contentos con la escuela, reconocimos nuestro esfuerzo y le repetí muchas veces a mi hijo lo orgullosa y privilegiada que me sentía de ser su mamá. Tiene tanta sabiduría que aveces a mi se me olvida que aún es un niño y que quiere seguir descubriendo el mundo con su peculiar visión de la vida. 
Por supuesto nos quedaremos en la misma escuela, estamos esperanzados en que tenga las guías que él necesita, queremos retomar fuerza y descansar en éstas vacaciones, relajarnos, disfrutar los paisajes de la ciudad y pronto en le Curso de Verano de casa de los abuelos. 


2 comentarios:

La Chili dijo...

Me da gusto que hayan pasado bien el anio y que esten preparandose para el nuevo proceso.
Un abrazo fuerte.

Fabian Gutierrez Hoyos dijo...

Como siempre lo he dicho aca en casa ahora lo hago público. Mi mayor reconocimiento para ambos, pero sobre todo para ti; pues has sido su mejor guía en este proceso. Quiero involucrarme mas en las actividades de Emiliano, y así lo haré. Estoy seguro que éste primer año de primaria será muy muy especial. Felices y muy merecidas vacaciones!!!!
Att. Papá.