26 de septiembre de 2010

¿Como manejar la llegada de un bebé a la familia?

La llegada de un bebé a la familia siempre da motivos de celebración, de alegría, de bienestar pero también de muchos ajustes en la familia directa e indirecta.

Como madre trabajadora, siempre he creído que no hay mejor persona a la que podamos confiar a nuestros hijos, en caso de tener que regresar al trabajo; que la propia familia. Aunque no hay nada mejor que estar siempre a su lado, crecer con ellos, aprender con ellos, sin embargo, hay mamás que por diversas circunstancias, regresamos a nuestras áreas de trabajo.
En mi caso, hasta hace algunas semanas mi hijo era cuidado por mi tía materna, por nuestra segunda madre, por la tía que siempre está dispuesta a escuchar, a abrazar y a cuidar. Mi hijo ya empezaba a sentir los cambios a partir de que un día mencionó que ya no quería que su tía lo recogiera a la salida de la escuela por que "lo deja" , así que decidimos que mi pareja se encargara de él, que lo esperara a la salida de la escuela, que comieran juntos y que trataran de conciliar sus pequeñas diferencias para que también entre ellos; hubiera un acercamiento más sensible.

Así pasaron dos o tres semanas, hasta que hace ocho días nació el nieto de mi tía. Por voluntad propia, acompañamos a mi prima, su pareja y a mis tíos al hospital. Es como una forma del agradecimiento infinito que le tengo a mi tía por querer tanto a mi hijo, por cuidarlo, por abrazarlo cuando yo estaba en mi trabajo y por toda la paciencia que le tuvo. Mi hijo aceptaba de buena gana al bebé, pero después llegó la reacción: conductas fuera de control, de "cavernicolita", aventar cosas, a delegarlo y de pronto a mi hijo le salieron todos los defectos, todas las etiquetas habidas y por haber, los comentarios silenciosos, los regaños, el llanto, el sentimiento de incomprensión y la pérdida de atención. Y no es que todo esto sea malo, pero ahora que vengo a escribirlo y a leer un poco sobre los sentimientos de los niños me doy cuenta de todo lo que puede estar sintiendo mi hijo. Por ahí hubo comentarios como: "Tu hijo se está volviendo muy desobediente", "Tu hijo está muy catarro", a los cuales yo afirme con pena, por que reconozco que es así, pero es mi hijo y pese a todos los defectos que le pueda encontrar así lo quiero y todo es consecuencia de los cambios, de lo que siente y de lo que pasa en su entorno.

Yo como mamá, trato de integrarlo a la vida del bebé, diciéndole que es su primo, que es muy frágil, que lo vamos a cuidar, que hay que defenderlo, pero aveces no es tan fácil la integración cuando del otro lado no hay esa disposición y no por que no se quiera, sino por que también están atravesando un proceso de aceptación, de cambio de rutina, quizá también de confusión y me vienen muchas más cosas a la mente. Acepto de igual forma su sentimiento de protección hacia el bebé, y su entorno, hasta a sus propias cosas por que yo pasé por lo mismo, aunque en el fondo, en mi corazón de mamá, no deja de darme sentimiento, y me sale el instinto de querer proteger a mi hijo por sobre toda acción.

Ante esta serie de acontecimientos, les pido consejos:

¿Cómo manejar la llegada de un bebé a la familia?

Mi instinto natural es protegerlo, es abrazarlo y ser firme pero a la vez cariñosa pero ¿se puede hacer todo esto a la vez? Mi hermana ayer me decía que mi hijo está fuera de control, y agradezco las observaciones que tienen para con mi hijo por que me permiten ser más objetiva pero le contesté: ¡has tratado de entender un poco lo que siente mi hijo? Para el es un cambio y aunque ya es más grande también se está adaptando, también se siente solo y también para él es difícil. Y seguro pensarán que soy una mamá sobreprotectora y aquí me vienen todas las etiquetas encima, que asumo por que seguramente lo soy; no soy la mamá perfecta, ni la hija perfecta, ni la pareja perfecta, ni somos la familia perfecta, todos estamos llenos de virtudes y defecto pero también nosotros somos los que ponemos etiquetas a todo eso que sentimos sin asumiros como tal.

¿Como manejarías la llegada de un nuevo miembro a la familia en estas circunstancias?
¿De qué forma le hablarías a tu hijo (a) sobre ello?
¿Cómo podrías integrarlo?
¿Cómo se podrían integrar como familia?
¿De qué forma se ayudarían?

El lunes tengo una cita con las guías de la escuela de mi hijo y con la Orientadora, seguramente ya tendré más respuestas. También, le doy tiempo al tiempo para resolver los conflictos y pido mucha paciencia y sabiduría para saber conducir a mi hijo pero sobretodo para enseñarlo a aceptar.

3 comentarios:

La Chili dijo...

Mi consejo sería que escuches a tu hijo y le des la razón, mientras no haya actos de agresión los buenos modos son tonterías, es decir, no hay que tratar a otros como no quieres que te traten a tí, de acuerdo, pero hazle saber que tu siempre estarás de su lado, lo comprenderás y apoyarás, y que si la situación ahora es así pues ni modo, que tiene que copmrender cómo reaccionan, pero queél siempre será lo primero para tí, porque no se trata de un hermano de él, aún él es tu único hijo y el sol de tu vida, no se si te sirve esto, pero creo que es importante apoyarlos.

Mamá Gallina dijo...

Gracias Chili por tu consejo. Yo creo que una reacción natural de una mamá es la protección de sus hijos y yo estoy haciendo lo mismo con mi hijo. Ahorita me compré un libro que ya me habían recomendado "Como hablar para que los niños escuchen y como escuchar para que los hijos hablen" apenas lo comencé a leer y me esta sirviendo a mi para entender los sentimientos de mi hijo, yo lo apapacho, lo quiero aún más y siempre será mi todo. Gracias!

Vanyvalu dijo...

No siento en absoluto que seas una mamá sobreprotectora por amar a tu hijo y tratar de comprenderlo. ¿Quién si no tú para defender como dices sus sentimientos y sus necesidades en estos momentos en que él no puede hacerlo aún de maneras verbales y "claras" para los adultos?
Los niños son puros en la expresión de sus sentimientos y no los esconden y se los quedan atorados para luego expresarlos de forma pasiva como hacemos muchos adultos, es una etapa y poco a poco con amor, respeto, escucha y paciencia irá pasando.
Imagino lo difícil que es para tí sentir a tu peque y a tí misma juzgados y sentir que el comportamiento de tu hijo es rechazado y considerado inadecuado, lo único que se me ocurre recomendarte es amor, mucho amor y presencia para tí y para tu peque.
Eres una mamá presente y amorosa y eres la única mamá que tiene tu peque, deja que los demás hablen, ellos no están en tus zapatos ni en los de tu hijo. :)