2 de agosto de 2012

El trabajo de buscar escuela, finalmente la encontramos

Me siento agotada... y no había venido a escribir acá por que aún no sentía que debía de externarlo, me sineto ansiosa, en veces abrumada, pero finalmente después de andar buscando escuelas nos decidimos. En base al cambio que mi hijo tanto necesita, a sus gustos y a nuestras posibilidades económicas, porque también hay que considerar el factor dinero en la educación de los niños, por muy frívolo que pueda parecer. 
Durante los 4 años que mi hijo estuvo en la escuela Montessori, 2 se mantuvo con una beca debido a que mi actual pareja quedó desempleado y nuestra economía indiscutiblemente se fue mermando. 

En lo personal, para mi es una prioridad la escuela de mi hijo, muchas veces antepongo mis propias necesidades por mantenerlo en una escuela en la que esté plenamente convencida en que tendremos una buena comunicación para ayudar-nos  mutuamente en el desarrollo académico de mi hijo. También me plantee si debía ingresarlo a una escuela pública.
Actualmente mi hijo acude a una escuela privada y el argumento del porqué no lo llevo a una escuela pública es porque simplemente no confío en la vocación de las maestras, en el viejo sistema educativo de nuestro país y en la hostilidad que hay en las comunidades estudiantiles. Y no es que en una escuela privada no haya lo antes mencionado, pero si creo que hay más obligación y compromiso para con los alumnos y los padres. Me da mucha pena y tristeza aceptarlo, pero es la realidad... el sistema educativo en México está corrompido y la calidad educativa nos mantiene en niveles muy preocupantes. Éste es un largo tema del que no quiero ahondar mucho en éste post, quizá en otro y con algunos antecedentes y estadísticas para que tengamos un referente, pero los que viven en México saben de lo que hablo. Y aunque mi abuelita dice "el qué es perico, donde quiere es verde" y "No existen buenas o malas escuelas, dependen del alumno" mucho influye la forma de enseñanza y el ambiente en el que se desarrollan los niños... los papás son la pieza más importante pero si ni nosotros tenemos las bases ¿Cómo salir de éste círculo? Ya con calma haré un post.

Entonces, después de una búsqueda que incluyeron varias escuelas y de replantearme mil y un veces el cambio de escuela con Sistema Montessori a un sistema tradicional - constructivista -activo- decidimos que Emiliano fuera a la escuela que le emocionara y que nos convenciera a nosotros de que es un cambio en beneficio de todos. He de confesar que en lo personal, no me gustan las escuela con comunidades grandes, me gustan las escuelas pequeñas porque me da la impresión de que hay una atención más personalizada pero mi hijo ya necesitaba de otro ambiente, de observar muchas más emociones y hasta un poco más de constancia. Así que ya está inscrito desde hace dos semanas, hubiera querido inscribirlo a la escuela que tanto me recomendó mi querida Chilli, pero por el momento mis posibilidades no lo permitieron, no lo descarto porque fue una de las escuelas que más nos gustó, quizá en un futuro próximo pero mientras hay que tener el entusiasmo y la disposición de escribir nuestras experiencias en una hoja en blanco, como lo será en ésta nueva escuela en la que tendrá además de las actividades académicas, fútbol que tanto me pedía mi hijo y natación... simplemente por que creo básico que los niños se puedan sentir con la completa libertad en el agua y ¿por qué no? por ejercicio.

Una de las cosas que más llamaron mi atención de ésta nueva  escuela fue que desde que llegó lo observaron y en un ambiente por demás ceremonioso le decía que le iban a hacer un exámen a lo cuál volteó y me preguntó: Mamá, ¿qué es un examen? - Pues un examen son unas pruebas para que las maestras vean lo mucho que sabes, en realidad es necesario que ellas vean cuánto sabes - Ahí fue donde noté que mi hijo necesita un poco de reconocimiento... pero ese tipo de reconocimiento que te hace integrarte. Me hicieron varias observaciones por que resulta que mi hijo por su edad debería de estar en un grado mayor al que estará actualmente, pero por madurez está en el grado que le corresponde. Es otro rollo explicar como está formado el sistema de la SEP y todos los trámites que tuvimos que realizar para que la SEP, más no la escuela, aceptara el ingreso de mi hijo al grado de preescolar. Yo no tengo prisa con los grados y las edades, más bien creo que todos tenemos distintos procesos de madurez y aprendizaje y hay que ser bien respetuosos con eso, pero desafortunadamente aquí nos enfrentamos una vez más con el sistema  y la burocracia. En fin, ahora mi hijo como bien les cuento, ya está inscrito y algo que me dejó pensando durante toda una noche fue lo que me dijo la directora: "Señora, no piense en base a sus necesidades, piense y actue en base a lo que su hijo como individuo necesita" Y es cierto... me pasa muy seguido que pienso egoístamente en Emiliano como una extensión de mi ser, sin pensar que aunque llevamos una conexión muy fuerte es un individuo único con sus propias emociones, pensamientos e ideas formadas a partir de lo que yo creí conveniente para él. Y con respecto a ésto... la anterior directora de la escuela Montessori me decía que no lo sacara del Sistema Montessori, que para ellas representaba una verdadera pérdida el dejar ir a un niño como Emiliano, cosa que me hizo sentir halagadísima; sin embargo no puedo dejar de pensar en que todo lo que intente hacer en beneficio de mi hijo deben ser actos más conscientes y que como bien le decía a la Dra. Mabel (La Directora Montessori) tengo todo el derecho de mover a mi hijo a un lugar en dónde yo crea que va a despegar. - Le decía- Aveces me da la impresión de que agarro a mi hijo de conejillo de indias, pero no es así... quiero probar en ésta escuela, probablemente no fue la mejor decisión y el año que entra correré de nuevo con ustedes a depositarles la confianza que perdí para con la educación de mi hijo, pero quiá le funcione... y si no es así... buscaré en otra... y si en esa otra quizá tampoco le funcione... buscaré en otra y si no... no me rendiré hasta encontrar lo que me deje realmente convencida a mi, mi hijo y mi pareja de que será la mejor opción para Emiliano, así que tenemos que arriesgar.

Se preguntarán, ¿Por qué ha sido tan difícil encontrar una escuela para Emiliano? ya lo sabrán... ha tenido algunos problemas en cuanto al aprendizaje y sospecho que tiene cierto grado de Asperger, aún no lo sé con certeza y depende de éste grado escolar y su evolución para hacer más estudios al respecto y documentarnos más.
Por lo pronto, la semana que entra tendrá un curso de inducción en la nueva escuela y veremos como nos va en éste nuevo camino, estoy emocionada, luchando hasta el último momento y ajustando para que salgamos adelante, como familia, como personas y teniendo la consciencia de que todos somos seres independientes.

Gracias por venir de vez en cuando, no prometo escribir más seguido pero si ir programando post para no dejar éste espacio que tanto me ha dado.

2 comentarios:

La Chili dijo...

Me da mucho gusto que escribas y que hayan encontrado una escuela que promete gustarle a Emiliano.

Se que es muy difícil.

En cuanto al Asperger te recomiendo mucho un libro que se llama Simplicity Parenting donde habla de mejoras simples que puede ayudar a niños que presenten algún comportamiento relacionado con ese diagnóstico.

Un abrazo,

Mamá Gallina dijo...

Si, alguna vez me habías recomendado ese libro, ahora con más ganas juntaré para comprarlo. Muchas gracias siempre por tus comentarios y buena vibra.

Un abrazo a tu niño, uno más grande a ti :)