8 de noviembre de 2011

Mi visita por el 4° y 5° paso de AA

Ustedes disculparan si de pronto vienen ausencias largas, si de pronto no contesto comentarios o visito sus blogs; de forma discreta siempre l@s leo, tengo tantas cosas que contarles y aveces poco tiempo para tomarme unos minutos y venir a descargar todo aquí, a compartir, a enriquecerme o motivarme con cada uno de sus comentarios. Podría prometerles que lo haré más seguido, pero no lo haré por que no me gusta faltar a las promesas que hago lo que si puedo afirmarles es que siempre regreso.


Hace aproximadamente un mes, fui a una experiencia en un grupo de Alcohólicos Anónimos, específicamente para realizar el 4° y 5° paso que consiste en  hacer una búsqueda y un minucioso inventario moral de nosotros mismos, sin miedo y admitir ante cualquier ser superior y otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros errores. Y no es que fuera una Alcohólica, más bien ya traía un grado de neurosis que con bastante regularidad me traían crisis emocionales que ya no podía controlar y que estaban afectando TODO.
Debo confesar que al principio fui un poco renuente, pero a mi regreso fue una experiencia tan liberadora que me quiero mantener en ésta emoción, en la tranquilidad que siento en estos momentos; quiero conservar esa capacidad recuperada de encontrar paz y una mejor actitud ante las situaciones que nos va poniendo la vida. Justo cuando decidí ir atravesaba por la peor etapa de mi relación con mi pareja, conmigo misma y con mi hijo; no es que las cosas hayan cambiado tan radicalmente, simplemente tengo una mejor actitud para enfrentarlas y parta asumir la propia responsabilidad, de forma consciente; de mis propios actos, de mi comportamiento a las demás personas y de la cantidad de lo que estoy dispuesta a dar.


Ahí estaba... asumiendo, enfrentándome con lo que me mantenía estancada en esa emoción triste,  reconociéndome. Fue todo un shock pero al final sentí una enorme satisfacción, puedo decirles  que a pesar de no haber dormido en dos días seguidos, me sentí fuerte, contenta por que fue un tiempo tan preciado, tan mío y tan resolutivo. A la fecha estoy luchando, sigo con esa conciencia de lo que quiero, de lo que creo con más valor y de lo que siento.  Si ustedes tienen la oportunidad de ir a algún grupo de éstos, se los recomiendo muchísimo, probablemente cerca de sus respectivas localidades haya alguno. Yo simplemente quería compartir ésto con ustedes y todas esas visiones que me producían tanta paz mental y espiritual. 





También encontré un link en la revista de Letras libres en las que hablan acerca de una breve oración en las que en momentos en los que todo parecer tornarse gris, siempre hay destellos de luz hasta en la más profunda oscuridad.



"Señor, concédenos serenidad
para aceptar las cosas que no podemos cambiar
valor para cambiar las que si podemos y
sabiduría para discernir la diferencia"

Me pareció tan lógica, tan certera que no quise dejar pasar la oportunidad de compartirla, Gracias por ésta experiencia, por los que siguen, por los que se van y me dejan con su ausencia tantas cosas que aprender.