2 de enero de 2013

Feliz Año 2013, conclusiones del año que terminó.

Para empezar quiero felicitar a todos los que de alguna u otra forma llegaron a mi blog, l@s que continúan y los que llegaran. Feliz año 2013, que sea el principio de muchas aventuras y de oportunidades para buscar todo aquello que nos haga felices. Aveces es difícil encontrar la propia felicidad, pero falta echar un vistazo a lo que fuimos una vez, a lo que nos saque una sonrisa con tan solo recordarlo.

Para mi de forma personal ha sido un año de mucha reflexión, estoy agradecida con la vida y estoy aprendiendo a ser feliz con lo que se me esta otorgando. Me siento privilegiada de tener el hijo que tengo, no somos perfectos como familia pero sabemos que sólo contamos con nosotros para salir adelante con lo que se nos ponga enfrente. 

Finalmente y después de 3 años mi pareja logró colocarse en un empleo que le llena el corazón y ¿por qué no? le gratifica el bolsillo. Lo siento realizado, orgulloso de salir adelante por él, por su familia y por todo lo que aún quiere ser. 

Mi hermana llegó éste año a vivir con nosotros, estamos contentos de tenerla cerca de nosotros y de que pesar de su corta edad, nos ha enseñado que uno debe amar lo que hace y además tener esa pasión por el simple hecho de vivir. Me ha enseñado a ver a mi hijo con otros ojos, a aceptar las cosas con más calma y serenidad. Gracias Hermana por llegar a nuestras vidas.

La Tita, nuestra mascota; hace ya casi un año que llegó con nosotros. Además de un sillón roto y muchas otras cosas que me hicieron enojar; ha logrado que mi hijo exprese mucho mas sus emociones a través de ella y sus estímulos. Me ha dado calor cuando hace frío. Sin hablar ha estado cerca de quien lo necesite y nos enseña que simplemente nos acepta y  ama tal cual somos.

Con éste blog de Mamá Gallina, en especial estoy muy agradecida, por que tuve una sorpresa maravillosa de la cual no he contado mucho. Hace unos meses me llamaron de una revista que se especializa en bebés y mamás para ofrecerme un puesto de editora. Era el trabajo que cualquier mamá o por lo menos yo; deseaba. Fui a la entrevista, hablé sobre las experiencias que me ha dejado el blog y recuerdo que cuando lo empecé a escribir simplemente quería sentirme identificada con otras mamás y retroalimentarrme a través de sus experiencias. Nunca pensé que gracias a todo ésto alguien me llamaría. Parecía el trabajo ideal hasta que propuse que en el trabajo me permitieran tener cerca a mi hijo después de su escuela, nos les pareció mal aparentemente, me dijeron que muy probablemente me llamarían a una segunda entrevista y jamás lo hicieron. Me da la impresión de que el hecho de proponer tener a mi hijo ahí fue demasiado, pero no me arrepiento de haberlo mencionado porque se que eso abrirá camino a muchas mamás que al igual que yo están buscando lograr una justa medida entre el amor aveces desbordado que sentimos por nuestros hijos y la pasión que nos impulsa a hacer esas otras cosas que también alimentan el alma. También pienso que no me llamaron porque hay que ser objetivos, quizá no tengo la experiencia que ellos necesitaban y porque muy en el fondo se que también necesito más preparación. Ustedes entenderían mil y un razones que bajo la bandera de madre les diga, pero la realidad es que he tenido mucho miedo de tomar decisiones aunque la vida me ha enseñado que de eso se trata: de tomar decisiones y asumirlas de forma consciente.

Éste año quiero seguir con éste blog, acercarme más a mi hijo porque no se si es por la edad o por nuestro ritmo de vida, pero aveces ya no conectamos de la misma forma. El año nuevo siempre es para plantearse propósitos pero yo pienso que son nuevas oportunidades para buscar aquello que nos mueve. También para hacer un recuento de los daños... y yo implemente tengo que decir que aún tengo mucho que trabajar de forma personal, que aveces no basta la teoría que hay que poner en práctica lo que va de la mente al corazón. También pienso regresar muy pronto a la segunda vuelta de AA a la quee una vez fui, de vez en cuando hay que ir limpiando el alma.

Muchisímas gracias de nuevo y muy en especial a los que siguen aquí, gracias por cruzarnos en éste camino.