18 de abril de 2012

Ahora somos 5 en ésta casa

Hace un par de días mi hermana se mudó  a nuestra casa. Mi casa es un departamento en el que, para las personas que vivimos en él; es suficiente si tomamos como referencia que en México las situaciones de vivienda son complicadas y algunas personas viven hacinadas. Los importante no es el espacio, sino la armonía que haya en él y la forma en que los adultos podamos conciliar las posibles diferencias. Honestamente han pasado sólo 3 días y no dejo de sentir esa inquietud de mantenerme al margen cuando tenga que hacerlo, de reservarme hasta que sea el momento o de simplemente hacer todo lo posible para que cuando lleguemos a ésta casa nos podamos sentir tranquilos y libres de decir y hacer lo que pensamos, queremos. 

Es tan poquito tiempo el que tenemos conviviendo estos días Emiliano, mi hermana, Fabián, la Tita y yo. Aveces me siento abrumada por querer quedar bien con todos, porque a todos los amo; pero simplemente hay que darnos espacios y tiempos tanto como el espacio físico lo permita. 
Se que es una nueva experiencia, mi hijo está emocionado de tener aquí a mi hermana para jugar, a nosotros nos esta dando una super ayudadota porque en algunas ocasiones ella acude a nuestro llamado y se queda con nuestro hijo, aunque tampoco quiero que sea algo forzado, que lo tome como obligación o cualquier otra mala interpretación. Hemos hablado al respecto y acordado que trataremos de respetar nuestros propios tiempos, pero que desde el momento en el que durmiera en nuestra casa, se volvería una más de nosotros y que sabríamos que sólo nos tendríamos a nosotros para resolver todas y cada una de las cosas que  el camino nos ponga. Una buena actitud y mucha disposición de ambas partes son vitales, me enorgullezco de que en estos momentos tengamos eso.

Ahora la casa está llena de cosas por todos lados,  es un poco caótico pero confío en que poco a poco vayamos limpiando dentro y fuera de la casa para que todo fluya en armonía y siempre que lleguemos a ella encontremos esa tranquilidad para todos y cada uno de los que habitamos.

 Ohana: significa familia y tu familia nunca te abandona ni te olvida (de la película Lilo y Stitch)

2 comentarios:

La Chili dijo...

Ánimo y un abrazo.

Úrsula Amaranta dijo...

a mi me parece emocionante :D disfruta mucho a tu hermana, a mi me encantaría tener una hermana y que en algn momento viviera conmigo. Yo creo que todo cambio requeire un ajuste, al principio es complicado porque cambian las cosas, pero con amor todo se soluciona =D